Cómo es la movilidad en una ciudad en silla de ruedas

Por abril 27, 2021 Movilidad Inclusiva

Ir en silla de ruedas es una más de las muchas maneras que hay de moverse por una ciudad. Por ello, todas las ciudades deben abogar por una movilidad inclusiva ya que, debemos recordar, el espacio público es de todos.

Movilidad inclusiva en la ciudad

Al construir las ciudades, las personas responsables deben ser conscientes de que las sillas de discapacitados deben poder pasar por donde cualquier otra persona podría caminar. Y fijarse en cada detalle. Dejar que lo valoren las personas que lo van a utilizar. No es extraño ver grandes aceras pensando en lo inclusivas que pueden ser y lo bien que podría rodar una silla, ¡pero hay un bordillo para poder llegar a ella! Eso la convierte en inaccesible para la población que se mueve en silla de ruedas.

Algo similar pasa demasiadas veces en edificios que creen ser accesibles por contar con ascensor, pero, en muchas ocasiones, justo antes de dicho ascensor nos encontramos con tres escalones. Estos son casi imperceptibles para la gente que se desplaza caminando, pero impiden realizar una vida normal a quienes lo hacen en silla de ruedas.

La importancia de colaboración de toda la ciudadanía

Pero no solo a la edificación y a los poderes públicos en sí se reduce la responsabilidad para que una persona con discapacidad pueda desplazarse libremente por su ciudad. Todos los ciudadanos tenemos el deber de no bloquear el camino con nuestros actos. Por ejemplo, cuando alguien decide dejar el coche aparcado en la acera “solo cinco minutos” puede significar que una persona en silla de ruedas no pueda continuar con su travesía porque se quedará atrapada, sin poder sortear el coche. Más de lo mismo se aplica a otras muestras de incivismo como el hecho de no recoger las heces de los perros. No solo quedan mal y alguien podría pisarlas, sino que, si una persona en silla de ruedas pasa sobre ella, sus manos quedarán ensuciadas por tu falta de responsabilidad. Una ciudad accesible es tarea de todos.

Sillas de discapacitados y transporte público

Es relevante destacar los problemas a los que una persona en silla de ruedas se puede encontrar ante realidades donde la mayoría de la sociedad no se los encuentra. Algo tan sencillo como subirse al autobús puede ser un auténtico quebradero de cabeza. A lo largo de los últimos años se ha avanzado mucho en este sentido e incluso existen autobuses con cinturón de seguridad para asegurar la silla. Sin embargo, son muchos los autobuses que todavía no disponen ni de rampa o no se puede utilizar en alguna de las paradas.

 

Estas situaciones, entre muchas otras, hacen que para muchas personas moverse por su ciudad sea algo muy difícil o incluso misión imposible. Debemos recordar que las personas que se desplazan en silla de ruedas son miembros de la sociedad con los mismos derechos que el resto. Por este mismo motivo, las ciudades accesibles, productos adaptados e incluso el IVA reducido, no son un privilegio; son un derecho.

Y recuerda que desde ARC, hacemos lo posible también para ayudarte en términos de adaptación de vehículos.

Llámanos
900 10 79 76